Reflexión
por 1332

Cómo explicarte, tiempo, que partes elegante, con esa premura que la madurez enseña. Cómo decirte, años, que aprendí a esperar lo mejor de ti. Hablarte de esos momentos que anidan entre brumas , de espacios vacíos y recuerdos que tan sabia guarda la memoria. De cambiar colores, vida, cuando el frío te avasalla, de teñir historias con tinte de esperanza. De compartir soles, lunas enriquecidas con palabras. De miradas dulces, agresivas que las horas lentamente retiraban. Cómo explicarte, tiempo , que no hay pasos olvidados ni sueños detenidos porque el camino sigue sabio. Porque la historia cambia páginas de aquello que escribimos y no hay prólogo, sino epílogo cuando en la última hoja, con placer, firmemos nuestro único libro.

Ulysse Nardin Replica