Tercer Milenio en la Cultura

Es una publicación de la "Asocación Tercer Milenio en la Cultura"

Una mirada a la cultura desde las perspectivas de este milenio

 

Poesías

Bodega de mujeres.

 

por Franco Tripelli

 

Versión para No Videntes     Dejar Comentario

 

 

Caminando he recorrido las botellas que he bebido, mi vida es una bodega, una mujer. He tomado un día acalorado una rubia de cuello largo, un cuerpo tallado a mano, fría por dentro, sintiendo el sabor del encuentro, pero si quieres posteridad, prefieren amistad. Saciado he probado cuando estoy  amargado una morocha suave, bien caramelizada, con sabor a chocolate y almendras tostadas, ideal para acompañar postres y beber de sobremesa, buen tipo de cerveza. Cortando la rutina de la malta y espuma, salgo de noche esquivando la bruma a probar alguna otra en un bar. El cantinero me sirve un coñac , quien me hizo recordar a esa dama y su fragancia importada de Francia; el sabor era típico de su elaboración: la maduración. Dorada piel acaramelada, con un leve sabor a calor cuando danza en mi boca. Me encuentro con un conocido quien me dice tener el corazón dolido, su amada ha partido, ”ven mi amigo, no entres en este baldío… aquí yacen las almas perdidas”. Muchos tequilas he tomado, sin pensarlo y de un golpe , mujeres transparentes a la hora de ir de frente, golpes de amor y desolación, quienes provocan mi motivación de pasarlas con sal cosplay boutique y limón. Sin marcar trascendencia hacen a mi experiencia, aves de paso que por unos minutos borran el fracaso. Obreras sexuales. Era lo que tenía a mi alcance como solución inmediata pero si me preguntan puedo recomendar una doncella de licor, dulce, ligeramente suave, de lo que hace sabe a pesar de los pocos años para madurar, te sabe afrontar, pero a la par, es quien hace fácil empalagar e inevitable pensar que en un momento la tienes que dejar. Hablamos de su mujer, según él cometió el error que ahora le hacía sentir el dolor, Si bien me contaba, su mujer era colorada, la nombraba como una mujer espirituosa, ¡claro! cómo no voy a comprender, si es una de esas que yo he de beber, pero bien le hice saber que dentro de ese tipo de mujer, hay más varietales a conocer. Una vez dañado el corazón, al amor hay que echarlo por el balcón. Me remití a contarle el poder del sexo femenino. Le hice mención de una dama que pasábamos noches en su mansión: Era una adinerada, imagen de hada, vestiduras elegantes con un escotes brillantes, los usaba como escudo para que pocos penetren su interior, sólo hombres de valor; rubia ojos verde botella, a medida que la tomaba… en nuestras bocas ingresaba el aliento, ella llenaba de orgullo mi alma, caderas en forma de burbujas, esferas subían a mi cabeza para besar y estancar cualquier tipo de tristeza. Ya saturado veía todo nublado, después de hacer el amor caminaba mareado. Mareado, sin mencionar lo angustiado que terminaba ya que no era una mujer de las que te buscan para querer, solamente exploradoras del placer, ellas ya tienen un hombre a obedecer, no olvido el nombre de ese señor: “Dom Pérignon”. Mi amigo aún sin comprender, le di la definición de dos cuerpos en acción sin amor: un sólo sabor, dos corazones de hielo en un vaso-una cama, calurosa pasión de aguardiente por la boca, cuanto más añejada, mejor… la experiencia la trae aparejada. Terminando la noche nos dirigimos a nuestros coches, cada uno regresando como a su casa a la realidad, y quizás con un poco de vanidad, haciendo un examen de conciencia con mis sentimiento pienso en que: no quiero más esta bodega de mujeres no pude encontrar una que me embriague con el sabor que tu tienes. Franco Tripelli. primavera de 2007.


 

SUBIR

 

Comentarios:

 

Domingo 4 de Diciembre de 2022

 

 

 

Ver Revista N° 36

Ver Revista N° 35

Ver Revista N° 34

Ver Revista N° 33

Ver Revista N° 32

Ver Revista N° 31

Ver Revista N° 30

Ver Revista N° 29

Ver Revista N° 28

Ver Revista N° 27

 

Ingreso de Usuarios

Email:

Contraseña:

 

¿Olvidó su contraseña?

 

 

 

 

Encuesta

¿VAS A ESCRIBIR EN ESTAS VACACIONES?

SI

NO

TAL VEZ

SI ME INSPIRO

SI ME QUEDA TIEMPO

SI SUCEDE ALGO QUE ME MOTIVE

TRATARÉ DE INSPIRARME EN LAS COSAS BELLAS QUE ME R

ESCRIBIR ES UNA NECESIDAD

CON UN POCO DE PAZ ME INSPIRO MEJOR

ME VEN ESCRIBIENDO EN LA PLAYA AL RAYO DEL SOL


Ver Resultados

Tercer Milenio en la Cultura
Asociación Tercer Milenio en la Cultura, Rosario, Argentina

Desarrollado por
Rodrigo Guidetti