tercer Milenio en la Cultura

Ensayos

Wolfang Amadeus Mozart

por Eddy Marcolini Pérez

Dejar Comentario  Enviar por Mail  Imprimir  Versión para No Videntes

La genial música de Mozart lleva dos siglos y medio de vigencia sin decaer en absoluto el interés por ella en el andar de los años. Las orquestas sinfónicas y las grandes salas de ópera dan prioridad absoluta a sus composiciones.
Wolfang Amadeus Mozart nació el 27 de enero de 1756 en Salzburgo (Austria).
El extraordinario talento musical del pequeño, jamás igualado en la historia de la música de todos los tiempos, llamó la atención de su progenitor, recibiendo de él una educación sumamente metódica. Tuvo la suerte que Leopold Mozart, su padre, fuera un músico de gran talento pedagógico. Su Manual de violín fue para muchas generaciones de violinistas una obra fundamental. Ocupó además el cargo de segundo director de orquesta en la Corte Arzobispal de Salzburgo.
A los seis años Wolfang Amadeus llegó a interpretar a primera vista en el clave toda la música que se le presentaba y de un modo tan notable que Leopold emprendió con el hijo la primera tournée de conciertos por Munich y Viena, presentando también a su hija Nannerl, también de una notable aptitud musical. Desde el año 1763 viajaron durante tres años, visitando Alemania, Bélgica, Francia, Inglaterra, Holanda y Suiza. En el año 1768 volvieron a visitar Viena para emprender luego channel letter bender tres viajes a Italia, llegando a Nápoles y a Milán.
El niño prodigio provocó en todas partes una admiración y un entusiasmo extraordinarios no solamente por sus increíbles capacidades, sino también por la sencillez y la espontaneidad de su modo de ser. A los seis años tocó el clave ante la emperatriz María Teresa quien lo sentó luego sobre sus rodillas en un gesto de ternura poco común entre la realeza de esos tiempos; cuando la princesa María Antonieta evitó que resbalara sobre el piso encerado desacostumbrado para él, Wolfang le dijo muy seriamente “Usted es una buena persona, quiero casarme con usted.” Contó entre sus oyentes a Goethe en Francfort y en Londres a Johann Christian Bach, el cual exclamó al escucharlo: “Más de un Kapellmeister muere sin saber lo que este niño sabe”.
A los ocho años compuso su primera sinfonía, a los doce una ópera y una misa que él mismo dirigió. A los catorce años se le nombró concertino en la orquesta de la corte en Salzburgo. En Roma el papa Clemente XIV lo condecoró con la Cruz de Caballero de la Espuela Dorada. Al mismo tiempo ganó la amistad del famoso padre franciscano teórico de la música, Giovanni Battista Martini, en Bolonia, el cual era considerado en su época como la máxima autoridad en cuestiones musicales. En forma unánime fue recibido como compositor entre los miembros de la “Academia filarmónica” boloñesa, aunque los estatutos de esa prestigiosa entidad no permitían la admisión de miembros menores de veinte años. Wolfang resolvió sin dificultad el examen obligatorio que consistía en la armonización contrapuntística de un cantus gregoriano; orgullosamente el padre dijo sobre este acontecimiento “Todos se admiraron de que terminara tan rápidamente, pues los otros habían necesitado tres horas para componer una antífona de tres líneas… Wolfang lo acabó en media hora.” El 26 de diciembre e 1770 estrenó en Milán su ópera Mitrídates, con tal éxito que tuvo que ser repetida veinte veces.
A los quince años Mozart ya aventajaba a muchos compositores mayores que él, en cuanto a impresiones y experiencias humanas y artísticas.
Rosario, 2009

Volver arriba

 

Comentarios:

Jueves 21 de Septiembre de 2017

 

Nombre de Usuario:

Contraseña:

¿Olvidó su contraseña?
 
Regístrese como Usuario

 

 


Institucional

Nuestra Historia

Invitación a Asociarse

Galería de Fotos

Enlaces de Interés

Editorial

Novedades

 


Concursos

Cuentos

Ensayos

Entrevistas

Infantiles

Libros

Plástica

Poesías

Relatos

 

Fuiste a la feria del Libro de Bs As?

Impresionante

Más gente que nunca


Ver Resultados

Tercer Milenio en la Cultura
Asociación Tercer Milenio, Rosario, Argentina

Desarrollado por
Rodrigo Guidetti