Tercer Milenio en la Cultura

Es una publicación de la "Asocación Tercer Milenio en la Cultura"

Una mirada a la cultura desde las perspectivas de este milenio

 

Relatos

Un viaje a los Esteros del Iberá

 

por Jorge Roberto Carballo

 

Versión para No Videntes     Dejar Comentario

 

 

UN VIAJE A LOS ESTEROS DEL IBERA

Vamos a mostrar pasajes de un viaje a uno de los lugares más interesantes, de nuestro generoso territorio: La Reserva Natural de los Esteros del Iberá. Con una superficie superior a un millón de hectáreas, es un inmenso laberinto verde salpicado de innumerables lagunas arroyos y riachos que ocupan un tercio de la Provincia de Corrientes.

En ese paraje tan rico en leyendas, con sus islas flotantes, viven y conviven diversas especies de animales. Yacarés, ciervos, carpinchos, nutrias, lobitos de río, víboras de todo tipo, monos y alrededor de 300 especies de aves. Sus misterios y su encanto salvaje, hacen de éste ecosistema, uno de los más apasionantes encuentros con la aventura.

Desde la localidad de Gobernador Ing. Virasoro (Pcia. de Corrientes) partimos rumbo a la Laguna Galarza (15.5 kms.cuadrados de superficie) una de las que componen la Reserva que está constituida por esteros y las otras 6 lagunas más importantes siendo este ecosistema uno de los últimos paraísos ecológicos del mundo.

Cuando ibamos transitando la ruta 37, camino de tierra roja, arenales y huellones que lo hacen agreste y atractivo, de pronto, fuimos sorprendidos por la orgullosa presencia de uno de los animales más difíciles de encontrar, por tratarse de una especie en extinción. Nos referimos, nada mas y nada menos que a un magnifico ejemplar de Aguará Guazú (Lobo de Crin – Zorro grande en guaraní) que nos contemplaba desafiante.

En un principio se quedó observándonos y luego, como si tuviera algo urgente por hacer inició su galope, ya que avanza al mismo tiempo con las patas de cada lado del cuerpo. Por unos momento lo seguimos con nuestra cámara pero luego se internó en los pastos altos del lugar y ya no pudimos verlo.

Su extinción, en parte, es producto de la acción del lugareño que, sugestionado por las leyendas y características “demoníacas” que atribuyen a este maravilloso animal, escurridizo, audaz y misterioso, lo fueron persiguiendo en todas las oportunidades en que ofrecía un blanco apropiado hasta su casi total exterminio.
Continuamos nuestro viaje hacia la Estancia San Lorenzo y Colonia Galarza, donde está el asentamiento de los Guardaparques, antiguos “mariscadores” y cazadores furtivos de los esteros, que se convirtieron actualmente, en los mejores guardianes del ecosistema. Conocedores y enamorados de los misterios de este inquietante laberinto de agua, pajonales, embalsados que cambian de lugar con el viento y estáticos yacarés que los observan en sus movimientos, desarrollan una valiosa función de guardianes de la naturaleza.

Ya estamos navegando por el angosto canal que nos llevará al espejo de agua de la Laguna Galarza. En las orillas los carpinchos y yacaré, nos observan con cautelosa indiferencia.
Continuamos navegando y nos internamos en algunos de los riachos, cercados por los embalsados (islas flotantes), donde nuestra cámara sigue descubriendo más animales. s y Diversas especies de aves, desde las más pequeñas a las más grandes, de diversos plumajes que, por momentos, las hacen invisibles o las delatan con el rojo de sus penachos y copetes, ilustran el paisaje. Un pequeño yacaré se nos acerca y en el último momento se sumerge bajo la atenta mirada de la madre que observa con marcada atención, hacia donde se dirige.

Mas adelante nuestro guía nos enseña un nido flotante, con los huevos del Chajá que ya se alejó de ellos cuando escuchó que nos acercábamos en el silencio del estero.

Así seguimos costeando los embalsados, rodeándolos por una de las márgenes, mientras hacia el poniente se ve el agua brillante de la Laguna.

La vista sagaz de nuestro Guardaparque Guia, descubre la presencia, entre la maleza de un ciervo de pantano. Especie esta que habita estos espacios. Es el mayor de los ciervos Sudamericanos. Su altura en la cruz oscila entre 1.10 y 1.20 m. Sus cuernos están bien desarrollados pueden llegar a los 55 a 60 cms., y sus peso cuando es adulto, oscila entre 100 y 150 Kgs.
A pesar de su gran tamaño y peso, cruza los embalsados, lodazales y maraña, con gran celeridad y casi sin hundirse, gracias a la adaptación de sus dedos bien abiertos unidos por una membrana. Es también un excelente nadador.

También vemos garzas blancas y moras, federales, monjitas, cardenales y tantas otras aves propias del Estero.

Seguimos avanzando rumbo a la entrada de la Laguna Luna. La mayor de todo este sistema (79 kms. Cuadrados) a la que se accede por un angosto riacho. Nos disponemos a “sentir el ruido del silencio” que nos inunda, nos sobrecoge y nos atrapa. Vamos avanzando lentamente, un lobito de río se sumerge, mientras nuestra vista va recorriendo los malezales, pajonales y pequeños árboles, sarandíes, laureles y totoras altísimas. En las pocas islas observamos ombúes, y en las costas, a lo lejos, jacarandáes, lapachos, ceibos y sauces, curupíes y timbóes, guayabíes y urundays, espinillos y vaya uno a saber cuantos más.

Mientras tanto, el tiempo va corriendo, tenemos que regresar antes del atardecer. En el cielo la luna asciende y comienza a reflejarse en el espejo del agua, formando un marco dentro del cual, nos sentimos pequeños, los biguas, revolotean sobre los árboles y, haciendo vuelos rasantes como un ballet que danza al compás de un chamamé, buscan donde guarecerse para pasar la noche. Es un espectáculo realmente fantástico.

Atravesamos las zona de totoras gigantes que sobresalen del agua y ya, entrando en el pequeño canal que nos lleva a tierra firme, nuestro guía, desde la proa de la embarcación, tiene que ir cortando con su pértiga las redes de telas de araña que se hicieron mientras estuvimos ausentes, parece que fueron tejidas para no dejarnos pasar, cientos de arañas van cayendo al agua y dentro de la canoa, obligándonos a esquivarlas o sacudírnoslas de encima.


 

SUBIR

 

Comentarios:

 

Sábado 15 de Diciembre de 2018

 

Ver Revista N° 35

Ver Revista N° 34

Ver Revista N° 33

Ver Revista N° 32

Ver Revista N° 31

Ver Revista N° 30

Ver Revista N° 29

Ver Revista N° 28

Ver Revista N° 27

 

Ingreso de Usuarios

Email:

Contraseña:

 

¿Olvidó su contraseña?

 

 

 

 

Encuesta

Fuiste a la feria del Libro de Bs As?

Impresionante

Más gente que nunca


Ver Resultados

Tercer Milenio en la Cultura
Asociación Tercer Milenio en la Cultura, Rosario, Argentina

Desarrollado por
Rodrigo Guidetti