tercer Milenio en la Cultura

Cuentos

El anillo

por Carlota Macchiavelli

Dejar Comentario  Enviar por Mail  Imprimir  Versión para No Videntes

El anillo
A las 9.00 hs, Jesús abre la puerta, desconecta las alarmas, sube la persiana, mientras se apagan los últimos sones del reloj Cucú; enseguida le da cuerda, alterar el rito sería un pésimo augurio.
Entra Mariana, saluda, hecha un vistazo a la vidriera y a las vitrinas, ya detrás del mostrador se mira en el espejo y se sube las medias.
A las 10.00 vuelve a sonar el cucú, cucú. Piden un café, entra un cliente. La conversación trivial y otra ojeada al espejo.
A las 11.00 cucú, cucú, entra un hombre joven muy bien vestido. Mariana repasa mentalmente cómo estará su cabello, piensa si se le habrán torcido las medias. El hombre extrae un arma y sin mediar palabras, Mariana se olvida de sus medias y tiembla. Jesús, desde el otro extremo del salón, no se da cuenta de nada. El hombre saca el dinero de la caja, luego, con un gesto le indica que abra el tesoro. Marina no puede controlar sus manos, se le cae el llavero. Jesús levanta la cabeza pero no le extraña que Mariana sea tan torpe. Cuando el hombre se va, Mariana rompe a llorar y apenas puede explicar lo que sucedido.
A las 12.00 otra vez cucú, cucú, la policía pide el inventario de las joyas robadas y la descripción del ladrón. Mariana apenas puede hablar. Tantos años trabajando allí y nunca antes un asalto.
A las 13.00 el cucú debe haber sonado lúgubremente, pero Javier ya no está en la joyería. Pone el maletín sobre la mesa y espera a ver cuánto le pagan. El viejo siempre compra todo lo que le trae pero, no siempre paga un precio justo.
El viejo no sabe si ese anillo le gustará a la mujer que lo espera en el auto, lo mismo, con seguridad, le dará lo que él quiere. La mujer llora, no era lo que ella esperaba pero acepta. Entran en el hotel alojamiento.
Al rato otro hombre se acerca al encargado, le muestra un arma. Sin protestar lo deja pasar cuarto por cuarto. Las escenas son caricaturescas, pechos grotescos, vientres prominentes. Estos no van a hablar piensa, mientras recoge, su botín. Entre todo viene un bello anillo, parece de oro. Se lo regalará a su amante. No sabe que hoy ya lo robaron y regalaron dos veces.

Volver arriba

 

Comentarios:

Martes 19 de Septiembre de 2017

 

Nombre de Usuario:

Contraseña:

¿Olvidó su contraseña?
 
Regístrese como Usuario

 

 


Institucional

Nuestra Historia

Invitación a Asociarse

Galería de Fotos

Enlaces de Interés

Editorial

Novedades

 


Concursos

Cuentos

Ensayos

Entrevistas

Infantiles

Libros

Plástica

Poesías

Relatos

 

Fuiste a la feria del Libro de Bs As?

Impresionante

Más gente que nunca


Ver Resultados

Tercer Milenio en la Cultura
Asociación Tercer Milenio, Rosario, Argentina

Desarrollado por
Rodrigo Guidetti