tercer Milenio en la Cultura

Relatos

Ícaro

por Carlota Macchiavelli

Enviar por Mail  Imprimir  Versión para No Videntes

El poder soberano
Cuando Ícaro levantó vuelo por sobre el laberinto donde el rey Minos lo había encerrado junto a su padre, para que el Minotauro los matara, comprendió el poder que los dioses le habían conferido.
El hombre, elegido por mayoría absoluta, el poderoso líder se creyó Ícaro y voló tan alto como él.
La tierra se veía tan bella desde el cielo que quiso seguir subiendo sin escuchar a nadie ¿Cómo no creerse poderoso? si los dioses le sonreían y sus alas eran tan fuertes como el poder que le confería el pueblo.
Subió más alto y ya no oyó a los pobres mortales que alzaban los puños con ira, ya no necesitaba escucharlos, por fin podía hacer su voluntad.
El padre de Ícaro se cansó de gritar, él ya no lo escuchaba y finalmente lo vio caer, como una estrella fugaz, se precipitó al mar, nadie quiere recordarlo porque los Ícaros queman sus alas en su desenfrenada carrera hacia el cielo y se olvidan del poder soberano del sol.

Volver arriba

 

Martes 19 de Septiembre de 2017

 

Nombre de Usuario:

Contraseña:

¿Olvidó su contraseña?
 
Regístrese como Usuario

 

 


Institucional

Nuestra Historia

Invitación a Asociarse

Galería de Fotos

Enlaces de Interés

Editorial

Novedades

 


Concursos

Cuentos

Ensayos

Entrevistas

Infantiles

Libros

Plástica

Poesías

Relatos

 

Fuiste a la feria del Libro de Bs As?

Impresionante

Más gente que nunca


Ver Resultados

Tercer Milenio en la Cultura
Asociación Tercer Milenio, Rosario, Argentina

Desarrollado por
Rodrigo Guidetti