Tercer Milenio en la Cultura

Es una publicación de la "Asocación Tercer Milenio"

Una mirada a la cultura desde las perspectivas de este milenio

Relatos

Francia 1920

 

por rita gonzalez

 

Versión para No Videntes     Dejar Comentario

 

 

Francia 1920

-¿Cuál es tu nombre hija?
-Maria Duval, madre.
-¿Edad?
-17 recién cumplidos.
-¿Sabes el motivo de tu internación en el Convento?
-Si, lo sabe madre superiora. Acotaron los padres.
-Que responda ella a mis preguntas.
-Ellos decidieron que merecía este castigo porque traicione a Dios y llevo el pecado en mis entrañas.
-Grave, gravísimo, exclama horrorizada la madre superiora.
-Pedí clemencia a mis padres y ellos sin escrúpulo me internan en este pavoroso lugar.
La monja se acomoda el crucifijo que adorna su lúgubre vestidura y con voz amenazante le dice:
-Ahora sabrás como purgar un pecado de traición a Dios, a la santa iglesia católica, mas la despiadada vergüenza que sometes a tus padres, dignos colaboradores de la institución. Ya te despojas de esa ropa que huele a desliz, para cubrir tu cuerpo desde el cuello a los tobillos ocultando el maleficio de tu error.
Trabajarás en la lavandería hasta que tus manos sangren por fregar la ropa de todo el convento. Comerás una vez al día y rezaras 50 Padre Nuestro y 50 Ave Maria antes de acostarte, tu vida será un martirio hasta que expulses del demonio de tu cuerpo.
No escucharé llantos ni lamentos, día por día te arrepentirás de la ofensa cometida.
Doy por terminada esta conversación, desde este momento gobierna el silencio, se te prohíbe la palabra. Si intentas hablar mi látigo azotará tu espalda. Te ordeno que subas y comiences tus tareas.
La madre superiora acompaña hasta el portón de entrada a los padres que caminan hacia el faustoso auto, sin penas ni culpas. Un grito los detiene y ven con asombro un cuerpo desnudo que viene desde la terraza y se estrella en la acera del convento.
La madre superiora se asegura que esté bien muerta, los mira a los padres y les dice
-Maria ya fue juzgada y pagó con su vida el error de la lujuria.
Vallan en paz, el convento cubrirá lo sucedido, fue la decisión del señor y nosotros bendecimos su obra.
-Los invito a la misa Dominical y no olviden que si la ofrenda es más grande la bendición reinará por siempre en vuestro espíritu.

Rita Gonzalez.

 

VOLVER

 

Comentarios:

Comentario de: Cristina Kovacevic

Mensaje: Me faltan palabras propias para definir tu escrito Rita, tan fuerte que solo vienen a mi mente las palabras del Maestro: "PERNONALOS, SEÑOR, PORQUE NO SABEN LO QUE HACEN".

 

Viernes 24 de Noviembre de 2017

 

Edición Digital de la Revista Tercer Milenio en la Cultura

Ver Revista N° 34

Ver Revista N° 33

Ver Revista N° 32

Ver Revista N° 31

Ver Revista N° 30

Ver Revista N° 29

Ver Revista N° 28

Ver Revista N° 27

 

 

Ingreso de Usuarios

Nombre de Usuario:

Contraseña:

 

¿Olvidó su contraseña?

 

 

 

 

Asociación Tercer Milenio

Institucional

Nuestra Historia

Invitación a Asociarse

Galería de Fotos

Enlaces de Interés

Editorial

Novedades

 

Colaboraciones

Concursos

Cuentos

Ensayos

Entrevistas

Infantiles

Libros

Plástica

Poesías

Relatos

 

Encuesta

Fuiste a la feria del Libro de Bs As?

Impresionante

Más gente que nunca


Ver Resultados

Tercer Milenio en la Cultura
Asociación Tercer Milenio, Rosario, Argentina

Desarrollado por
Rodrigo Guidetti