tercer Milenio en la Cultura

Relatos

CIUDAD Y GENTE

por Cristina Kovacevic

Dejar Comentario  Enviar por Mail  Imprimir  Versión para No Videntes

CIUDAD Y GENTE
(Casilda-Pinto “mi aldea”)

Como si el tiempo no hubiera pasado y estuviera todo como indefinido, tan lejos, tan cerca, tan emocionante, tan establecido.
Vagar en las calles, en terrenos baldíos, espacios sin límites, a los cuatro vientos y muchos desafíos.
Siestas de verano y todo detenido. Había que moverse con mucho sigilo, hablar en sordina, para no despertar a “todos los grandes” y ser perseguidos.
Jugar…jugar todo el tiempo hasta agotar opciones y no tener inventos.
Inviernos con frío, cunetas donde el agua despertaba helada, y había que romperles la capa de hielo siempre a patadas. Pasto con escarcha que llamaba al ruedo.
Calles de tierra y charcos enormes en días de lluvia DTH bit, donde al patinarnos, el guardapolvos blanco, limpio, inmaculado para estar en clases, quedaba estampado con manchas surrealistas a lo Dalí y llantos, pues vendrían los retos y algún cachetazo.
Entrar a las casas, cualquiera que sea, sin tocar el timbre, sin golpear las puertas, ni siquiera abrirlas, ¡ya estaban abiertas!
Sentir gran confianza, andar sin temores y muy protegidos. Nos saludaban todos y podían llamarnos por nuestros apodos, nombres o apellidos. ¡Qué orgullo tan grande, éramos tan conocidos! Y radiografiados, sabían quién era nuestro padre, abuelo o tío.
No podíamos saber, sin embargo, que luego, tan pronto high air pressure DTH hammer, todo esto sería tan aborrecido, no había escondite para los encuentros de amores nuevos, recién adquiridos.
¿Y los forasteros? ¡Salían aturdidos!
Nunca conocimos el nombre de las calles, alturas, caminos, fuimos para eso terror del turismo DTH hammer, sólo nos guiamos por las referencias y aún hoy sucede, si vuelvo y me encuentro viejos conocidos y hablamos de alguien que se mudó, oímos: “que ahora vive cerca de la escuela tal, del bar cual o del Molino”.
Y también tenemos, como antes, seguro, un amor ambiguo, no sabemos si es mejor ser popular o desconocido.
Pero siempre es grato desandar caminos, volver a las plazas, las calles, los amigos, porque es tan suave, tan particular, tan tibio eso que sentimos, que se asemeja a volver al nido.

Volver arriba

 

Comentarios:

Comentario de: CESAR D CATI

Mensaje: Cristina, gracias me hiciste acordar, que cundo chico era obligación dormir la siesta, y todas las triquiñuelas que inventabámos para salir "afuera", y escapar a ese "castigo", cuando los garndes se dormían...pero a veces en la espera nos quedábamos dormidos César

Comentario de: rita gonzalez

Mensaje: que manera tan armoniosa de describir tu Casilda natal hermoso!!!!!

Martes 19 de Septiembre de 2017

 

Nombre de Usuario:

Contraseña:

¿Olvidó su contraseña?
 
Regístrese como Usuario

 

 


Institucional

Nuestra Historia

Invitación a Asociarse

Galería de Fotos

Enlaces de Interés

Editorial

Novedades

 


Concursos

Cuentos

Ensayos

Entrevistas

Infantiles

Libros

Plástica

Poesías

Relatos

 

Fuiste a la feria del Libro de Bs As?

Impresionante

Más gente que nunca


Ver Resultados

Tercer Milenio en la Cultura
Asociación Tercer Milenio, Rosario, Argentina

Desarrollado por
Rodrigo Guidetti